Las mascarillas  han pasado de ser un elemento de seguridad de uso casi desconocido fuera del ámbito sanitario a un objeto de obligado uso diario, para la mayoría de las personas.

En tan poco tiempo no hemos tenido todavía tiempo de aprender a hacer un uso correcto, que hará nuestra vida y la de los que nos rodean mucho más segura, evitando el contagio no únicamente del COVID-19, sino también de una larga serie de enfermedades e infecciones que pueden afectarnos.

En hospitales y centros médicos los profesionales tienen una formación sobre cómo utilizar los elementos de seguridad, y lo hacen a la perfección, las personas que no han recibido este entrenamiento, a pesar de la buena voluntad, hacen errores que les da una mayor inseguridad, a pesar de estar usando las mascarillas y resto de elementos correctos.

Vamos a dar unas pequeñas instrucciones para el uso de las mascarillas, sean del tipo que sean:

Instrucciones:

En el caso de mascarillas reutilizables, de tela, deberemos conocer si la tela con la que están hechas cumple con las normas de filtración necesarias, debe ser una tela hecha ya para este fin.

Si utilizamos una mascarilla de tela habitual, para ropa, tal vez no lo veamos a simple vista, por nuestro desconocimiento, pero esa tela no nos proporcionará la protección mínima exigida.

No nos dejemos llevar únicamente por el diseño o los colores, y busquemos una que además cumpla con su cometido, y nos mantenga seguros.

Previo al su uso de las mascarillas de tela es recomendable un lavado a 60 grados centígrados, no se recomienda planchar, pues podría reducir el número de usos. Secar la mascarilla al aire libre o en secadora.

Uso y colocación de la mascarilla:

Lavarse las manos antes de ponerse la mascarilla

Lavarse las manos con agua y jabón o frotarlas con una solución hidroalcohólica antes de manipular la mascarilla.
Identificar la mascarilla en la cara, a la altura de la nariz.

Sostener la mascarilla desde el exterior y sujetar el arnés de cabeza de la misma manera o a ambos lados de las orejas, sin cruzarlos.

Sostener la mascarilla

Verificar que la mascarilla cubre la barbilla. Verificar que la mascarilla está colocada correctamente.

Verificar que la mascarilla cubre la cara

Para esto es necesario verificar si el sellado y la ausencia de molestias respiratorias.

Pasar las cintas de la mascarilla por las orejas

Una vez ajustada, no tocar la mascarilla con las manos.

Si el usuario necesita tocar la mascarilla, debe previamente lavarse las manos con agua y jabón o frotárselas con una solución hidroalcohólica.

Retirada de la mascarilla:

Para evitar la contaminación al retirar una mascarilla, se deben seguir los siguientes pasos:

1 - Quitarse los guantes de protección.
2 - Lavarse las manos con agua y jabón o frotarlas con una solución hidroalcohólica.
3 - Retirar la mascarilla sin tocar la parte frontal de la mascarilla.
4 - Lavarse las manos con agua y jabón o frotarlas con una solución hidroalcohólica.

Lavado y secado de la mascarilla:

Previa a su uso es recomendable un lavado a 60 grados centígrados. Para su limpieza también es recomendable lavar a 60º C

Se recomienda que la mascarilla se seque completamente dentro de las 2 horas posteriores al lavado.

Se debe evitar el contacto entre una mascarilla sucia (a lavar) y la ropa limpia.

Lavar la mascarilla a 60 grados máximo

La persona a cargo del lavado debe protegerse para manejar las mascarillas sucias.

No se deben utilizar productos que puedan degradar o dañar los materiales y que disminuyan su capacidad protectora.

No se debe secar o higienizar con un horno microondas.

Tanto durante el secado, como en el almacenaje posterior de la mascarilla, se deben evitar los ambientes en los que la mascarilla se pueda volver a contaminar.

Después de cada ciclo de lavado, se debe realizar una inspección visual (con guantes de protección o manos lavadas). Si se detecta algún daño en la mascarilla (menor ajuste, deformación, desgaste, etc.), se debe desechar la mascarilla.

Para reducir los riesgos del uso de estas mascarillas se debe advertir que una vez sobrepasado el número máximo de lavados se debe desechar.

Procedimiento para desechar la mascarilla:

Las mascarillas se deben desechar en un contenedor provisto de una bolsa de plástico (preferiblemente con tapa y control no manual). Se recomienda utilizar doble bolsa para preservar el contenido de la primera bolsa en caso de desgarro de la bolsa exterior.

Las mascarillas utilizadas también se pueden desechar en los contenedores para desechos biológicos.

Duración de uso máximo continuado:

Por cuestiones de comodidad e higiene, se recomienda no usar la mascarilla por un tiempo superior a 4 horas. En caso de que se humedezca o deteriore por el uso, se recomienda sustituirla por otra.

Durante el período de uso, la mascarilla solo se puede retirar de acuerdo con las instrucciones.

La mascarilla se debe lavar cada vez que se ensucie, humedezca o no se pueda colocar correctamente sobre la cara. No se debe utilizar la mascarilla si está sucia o húmeda.

En el caso de que se vaya a almacenar temporalmente se debe evitar el contacto con cualquier superficie.

No poner la mascarilla en posición de espera

Tampoco se debe colocar en una posición de espera en la frente o debajo de la barbilla durante y después del uso.

Si estás buscando unas mascarillas higiénicas hechas con tela especial para la filtración, que cumplan la normativa y que te permitan respirar mucho mejor que otras menos seguras, revisa las nuestras, 

Comentarios (1)

    • Berni
    • 2020-07-23 09:33:42
    Realmente no es la manera en que veo usar las mascarillas, trataré de seguirlo lo más posible por mi seguridad y la de todos

Nuevo comentario

Producto añadido a la lista de deseos
Productos añadidos para comparar

Si continuas navegando, damos por hecho que aceptas nuestras políticas de cookies.